Racismo: una crisis de salud pública

Para la ciencia.
Las desigualdades de larga data en la atención médica, los ingresos, la vivienda, la educación y muchos otros factores que influyen en la salud y el bienestar se han ampliado durante la pandemia de COVID-19. Estas desigualdades son impulsadas, en gran medida, por el racismo y los prejuicios que están arraigados en nuestros sistemas, instituciones, políticas y prácticas. Este racismo estructural acarrea la falta de acceso y de oportunidades, el aumento de enfermedades y la muerte prematura entre las comunidades de color. Por ejemplo, en comparación con las mujeres blancas, las mujeres negras (de los diferentes niveles socioeconómicos) tienen tres veces más probabilidades de morir durante el primer año posterior al parto. Las tasas de graduación de la escuela secundaria de las personas nativas americanas o de Alaska, negras y latinas son marcadamente inferiores que las de las personas blancas. En 2019, la riqueza mediana de las familias negras y latinas fue de alrededor de $24,000 y $36,000, respectivamente, en comparación con $188,000 para las familias blancas. La comunidad de la salud pública debe ocuparse del racismo como el motor principal de la mala salud de las comunidades de color y de las desigualdades en materia de salud.

Para la acción.
Debemos transformar nuestros sistemas y desmantelar las políticas y las prácticas que defienden el racismo y perpetúan las desigualdades. Debemos hacer que la equidad racial sea fundamental para la equidad en materia de salud. Trabaje con sus líderes locales para promulgar resoluciones, políticas y programas que aborden el racismo como una crisis de salud pública. Inste a sus representantes en el Congreso a que apoyen la legislación sobre el derecho al voto y la equidad en materia de salud que puede ayudar a abordar las disparidades y desigualdades en la salud que afectan de manera desproporcionada a las comunidades negras, latinas, aborígenes y de las islas del Pacífico. Abogue por políticas y prácticas que fomenten la verdad y la sanación racial . Aplique el enfoque de la equidad racial a todas las decisiones sobre políticas y programas.

Para la salud.
El racismo le da forma al lugar donde viven las personas, a cómo viven y a los recursos y las oportunidades que tienen. El racismo afecta directamente la salud física y mental de las personas de color. Sin embargo, las comunidades más afectadas por el racismo estructural suelen estar excluidas de los procesos donde se toman las decisiones que afectan su vida de forma directa. Los procesos de participación comunitaria significativos, las estrategias de participación cívica, como los presupuestos participativos, y las iniciativas que promueven compartir el poder y construir poder con las comunidades puede garantizar que las prioridades de las comunidades se centren en la toma de decisiones. Esto puede generar una distribución más equitativa del poder y los recursos, lo cual, al unirse con objetivos de equidad en materia de salud, puede mejorar la salud y el bienestar de los miembros de la comunidad.

Donde está usted.
El racismo nos perjudica a todos. Si bien las personas de color padecen consecuencias negativas más directas sobre su salud y bienestar debido al racismo, la desigualdad impulsada por el racismo afecta a la sociedad en su conjunto. Según un cálculo de 2020, cerrar las brechas raciales en ingresos, riqueza y educación podía agregar $5 billones a la economía estadounidense en los próximos cinco años. Garantizar que las escuelas estén conformadas por personas de orígenes raciales y niveles socioeconómicos diferentes mejora los logros académicos de los estudiantes de bajos recursos, y las relaciones raciales a largo plazo y la cohesión social para todos los estudiantes. Además, al nombrar y abordar el racismo y al promover la equidad racial, también podemos abordar otras áreas de marginalización, incluyendo la capacidad, el género, la orientación sexual y la edad. Podemos combatir el cambio climático y otros desafíos ambientales en materia de salud, y su impacto desproporcionado en las comunidades en la primera línea y en las comunidades de color.

logo, APHA 150th Anniversary